Testimonio Fernando Rico. Nos cuenta cómo afrontó la crisis de 2008

Hacerme pensar en el 2008 y en que hicimos entonces con la crisis financiera me ha hecho darme cuenta que han pasado 12 años ya.

Y parece que fue ayer cuando de la noche a la mañana nos llamaron del banco para decirnos que TODAS las operaciones se paralizaban.

¿Qué hice en aquel momento?

Realmente me asusté y me frustré mucho pues llevar una operación hasta la financiación para que se pare de golpe sin un motivo que te permita reconducirla era algo con lo que no nos habíamos encontrado nunca.

Como siempre lo primero que hice fue reunirme con mi Broker, Ricardo Iturriaga para que me ayudara a asimilar la situación y poder verla desde otro punto de vista distinto al mío.

Esta forma de actuar siempre me ha permitido tener perspectivas distintas para resolver los problemas que me han ido surgiendo. Creo que es importante compartir tu forma de ver las situaciones diarias con alguien que no las vea de la misma forma que tu y que tenga criterio.

Después de asimilar la situación vi que el problema no era solo mío y todos teníamos lo mismo en nuestro día a día por lo que tomé las siguientes decisiones.

Las dos opciones que se me plantaban eran repartir culpas de todo y quejarme en todo momento o ver en que me podía concentrar que no dependiera de nadie más que de mi y que el máximo responsable del tema fuera yo. Opte por la segunda.

Llame a todos los clientes para dar explicaciones de lo que yo creía que había pasado, de lo que creía que iba a pasar, y de cómo se me había ocurrido resolver la situación.

En aquel momento los alquileres no estaban siendo tratados desde un punto profesional por lo que opte por reforzar mi formación en alquileres y ofrecer a los clientes vendedores la posibilidad. de, o bien alquilar sus inmuebles, o bien bajarles el precio bastante pues si no había crédito los únicos pisos que se venderían serían los que fueran comprados con fondos propios que en aquel entonces eran muy pocos.

Muchos no me creyeron y perdí clientes, pero pasado un tiempo varios volvieron y me esto me dio la fuerza de seguir.

Así mismo conseguí una clientela que aún sigue conmigo pasados 12 años y que cuando me necesitan me siguen llamando.

En resumidas cuentas:

-Me apoyé en mi broker, busqué ayuda en otros para ver la situación globalmente.

-Me forme y mejore para cometer cambios en mi día a día

-Contacte con mis clientes para tenerles informados del pasado, presente y futuro de nuestra relación

-Me responsabilice de las acciones que eran mías y me olvide de buscar culpables.

-Fui más pesado o persistente que antes.

La situación actual es parecida, aunque no exactamente igual.

Ahora no nos dejan salir de casa es un buen momento para prepararnos y cuando salgamos comernos el mercado.

Espero que este correo te sirva al menos para ver una perspectiva distinta de la situación actual.

Fernando Rico