Testimonio Salvador Khamashta, agente de REMAX Rosales. Nos cuenta cómo afrontó la crisis de 2008

“He podido sortear la crisis de 2008 centrándome en las bajadas en el precio del inmueble, ya sea de manera agresiva o paulatinamente dependiendo del perfil del vendedor, haciéndole entender que solo tiene dos caminos, el primero es competir en precio y a niveles de mercado en recesión para vender a corto plazo, haciéndole ver que el mercado aún podría empeorar mucho más. El segundo camino es (si se lo podía permitir) retirar el inmueble de la venta para dedicarlo al mercado de alquiler hasta salir de la recesión.

Generalmente quienes vendían en aquella época lo hacían por necesidades obvias de liquidez a corto plazo, ya sea por una precaria situación económica de la familia/empresa o por reparto de herencia, muchas veces conflictivo. Frecuentemente lograba la bajada de precio y otras veces no, pero cuando lo bajábamos a niveles de mercado en recesión, el inmueble, por lo general se vendía. Sin embargo, cuando el propietario no admitía ninguno de los dos caminos sugeridos, el encargo de venta caducaba y frecuentemente no hacía ningún esfuerzo por conseguir la renovación.

Por otro lado, en aquella época admitía a trámite ofertas de compra a pesar de ser bajas, siempre y cuando eran ofertas firmes y con entrega de señal. En estos casos procuraba reunir a las partes en la oficina para intentar lograr un acuerdo a un precio intermedio que, con cierta frecuencia llegaba a buen término. Las ofertas verbales, sin embargo, no las tomaba en consideración, solo tramitaba ofertas firmes.

De aquella situación la oficina salió reforzada porque las dos partes quedaban satisfechas y aun conservo clientes de aquella época, principalmente inversores que más tarde me encargaron el alquiler, varias veces, del mismo inmueble comprado conmigo y posteriormente me encargaban la venta del mismo a un precio muy superior.

Espero que mi testimonio os pueda servir de ayuda. Gracias por contar conmigo”

Salvador Khamashta Remax rosales